CONTROLA TU DOLOR POST-OPERATORIO

CONTROLA TU DOLOR POST-OPERATORIO

Ahora las pacientes cuentan con una efectiva solución terapéutica para controlar su dolor: Analgesia Post-operatoria Controlada por el Paciente (PCA), también conocida como SAPO (Sistema de Analegesia Post-Operatoria) o simplemente "La Bomba Analgesica".

Esta es una frase que escuchamos infinida de veces, es una preocupación que resulta comprensible entre los pacientes que quieren verse bien por medio de los procedimientos de cirugía estética. Es allí justamente donde la buena o nula participación del anestiosiólogo, el especialista del control del dolor, marcará la diferencia.

Y no necesariamente tiene que cumplirse el dicho que reza que para ser bella hay que ver estrellas, eso ha cambiado. Hoy, después de una intervención quirúrgica. es posible que el dolor no aparezca en esa magnitud.

Al desarrollo en la ciencia del manejo del dolor se le ha dado la importancia debida, siendo considerado el dolor el quinto signo vital, debido a las alteraciones respiratorias, gástricas y sistémicas que provoca, se asocia a otros síntomas de molestia, depresión, agobio y preocupación que definitivamente contribuyen a una pobre recuperación que retarda la mejoría y regreso a nuestra rutina.

Es así como hace varios años se implementó el sistema de Analgesia Post-operatoria Controlada por el Paciente (PCA) que consiste en una bomba de infusión que el anestesiólogo programa para que el paciente acciones bolos analgésicos a la vena o columna espinal.

Es un sistema que permite al paciente tener más confort al saber que él mismo puede controlar su dolor. Sus resultados han sido demostrados:

La analgesia postoperatoria tipo PCA reduce la aparición y la severidad del dolor agudo después de una intervención.

También sirve para poder enseñar a los pacientes a conocer su dolor, y cuando éste aparezca pueda ser controlado y tratado eficazmente, mejorando su bienestar.

Disminuye las complicaciones y el tiempo de estancia hospitalaria. Un control eficaz del dolor ayuda a un mejor manejo ambulatorio de los pacientes sometidos a cirugía plástica, por ejemplo.

Facilita que el manejo del dolor perioperatorio sea eficaz y seguro con el menor riesgo de eventos adversos asociados a la terapéutica.

Los especialistas del Servicio de Dolor intentan satisfacer la demanda del paciente, en el sentido de convertir una experiencia quirúrgica desagradable en una más tolerable.

El paciente será capaz de administrarse una pequeña cantidad de analgésico en vez de llamar a la enfermera, formando parte activa en el control del dolor que sineta. Cuando el paciente presiones el botón recibirá una pequeña dosis de analgésico en el tiempo programado por su médico. Y la palabra clave en este sistema es la "autonomía".

La diferencia entre un paciente recién operado, postrado en cama o moviéndose con mucha dificultad, y uno que recorre despreocupado los pasillos del hospital o el interior de su hogar, es un pequeño dispositivo de analgesia postoperatoria controlada, administrada por él mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *